ACUARIO SUBERA S.A DE C.V
ACUARISMO RESPONSABLE

CONSEJOS PARA LA COMPRA Y UBICACION DEL PRIMER ACUARIO

Enhorabuena, ya que si estás leyendo esta sección, es porque tienes intención de adquirir un acuario o lo acabas de hacer, supongo que habrás leído o te habrán dicho que al comprar un acuario es como si compráramos un trozo de naturaleza y lo lleváramos a nuestra casa, en mi modesta opinión esto no es del todo cierto, pero es lo más parecido que podemos alcanzar.

Otro aspecto que pretendo comentar, es que esas pequeñas cosas coloreadas que se mueven por nuestro acuario son peces, es decir, son animales que están vivos y no deben de sufrir lo más mínimo por nuestra dejadez, ya que en el momento de comprar un acuario y llenarlo de vida, estamos adquiriendo una responsabilidad hacia ellos, es decir, debemos dedicarle una pequeña parte de nuestro tiempo(alimentarlos, limpiar el filtro, realizar cambios de agua, cuidar de que no enfermen, ...) y a cambio ellos nos deleitarán con un magnífico espectáculo visual que nos servirá como relax, además de poder aprender muchos cosas sobre la conducta de estos pequeños seres.

Sin más procedo a indicar los aspectos más importantes a tener en cuenta antes de comprar el acuario, como los que hay que tener una vez comprado.

Consejos para la compra del acuario: Antes de comprar el acuario debemos tener claro los peces que queremos introducir en él, ya que existen peces de agua salada y peces de agua dulce y dentro de estos dos, de agua caliente y de agua fría, de los primeros con respecto a los últimos, la única diferencia es que los de agua calienten deben de venir provisto de un calentador. Pero sin meternos en explicaciones más extensas yo aconsejo que optes por una acuario de agua dulce caliente, ya que es más fácil de mantener que uno marino y además la variedad de peces que podemos encontrar en las tiendas es mayor que el marino, y de más colorido que los de agua fría.

Un consejo importante para la elección del acuario es el espacio del que vas a disponer en tu casa, ya que de este espacio dependerá las medidas del acuario que adquieras, pero debes saber que un acuario con una capacidad (volumen) inferior a unos (40-50) litros nos dará más problemas ( mayor crecimiento de algas y por tanto tener que limpiarlo en periodos de tiempo más cortos ) que uno más grande, aunque en un principio pudiera parecer lo contrario, el volumen nos lo indica el fabricante, pero sino fuera así para calcularlo:

Volumen (litros) = ( ancho (cm) x alto (cm) x largo (cm) ) / 1000
Consejos para la ubicación del acuario: En cuanto a la ubicación ésta debe de ser un sitio en el cual no reciba el sol directamente durante varias horas, ya que esto elevaría la temperatura considerablemente, si no le da el sol esto no debe preocuparnos, ya que la iluminación que trae consigo actúa como un sol artificial

Otro aspecto importante respecto a la ubicación es que si piensas situarlo en tu habitación o en otro donde duerma alguien debes de saber que el filtro hará un ligero ruido y si el filtro es accionado por un compresor el ruido será mayor y recuerda que este insignificante ruido que te puede parecer por el día, al llegar la noche si tu sueño es ligero, te puede parecer atronador, así que si pensabas instalarlo en tu habitación y tienes el sueño ligero prueba a escuchar el acuario en funcionamiento antes de comprarlo, de todas maneras, yo poseo un acuario en mi habitación y duermo perfectamente.

También es importante el tamaño del acuario, ya que si queremos adquirir uno de gran tamaño debemos de saber que el peso es proporcional al volumen y algunos pisos no están preparados para soportar pesos elevados, por ejemplo, un acuario de 400-500 litros pesará más de media tonelada y esto en un espacio muy reducido (menos de 1 metro cuadrado).

Espero que estos pequeños consejos te hayan servidos para la elección de tu primer acuario.
 



LA DECORACION DEL ACUARIO


La decoración debe de proporcionar al pez, el poder encontrarse en su medio natural, por esta razón debemos de decorar el acuario con arena, piedras y plantas, que le proporcionen refugio y un lugar donde cobijarse

Arenas y Piedras: La arena puede ser de diversos colores y tonalidades, desde fondos oscuros (arena oscura) y que proporciona más cobijo a los peces hasta arenas claras (arenas amarillas) que resaltan más los colores de éstos.

Esta arena si queremos colocar plantas debe de ser de un grosor de unos 2-3 mm. No debemos olvidar que los peces y sobre todo los de hábitat nocturno necesitan de refugios, estos se les proporciona adicionando piedras, de tal manera que formemos recobecos donde puedan esconderse, también podemos unirlas con silicona para que adopten la forma que más nos agrade. Debemos de tener cuidado con las piedras que introducimos para que no cambien el pH ni la dureza del agua, otro factor a tener en cuenta es que no deben de contener metales, ya que a la larga resultarían mortales para los peces.

Raíces: Otra opción es simular lugares donde el fondo está lleno de raices, normalmente las raíces escogidas de un pantano no suelen descomponerse, pero para mayor seguridad conviene comprarlos en tiendas especializadas, pero de todas maneras conviene tomar medidas para evitar la putrefacción. Otro material que se está introduciendo es el corcho, podemos simular troncos o usarlo para forrar montículos de arena, o lo que se nos ocurra, pero debemos recordar que conviene fijarlo ya que el corcho flota en el agua.

Otros accesorios: Son innumerables la cantidad de figuras (columnas, barcos hundidos, buceadores, cofres con tesoros, esqueletos, etc.) que tenemos a nuestro alcance, pero debemos recordar lo que leímos al comenzar la página, el acuario debe de ser un lugar para que se encuentren lo más cómodo posible los peces y no un sitio donde colocar nuestros adornos. Sin preocuparnos los más mínimo en la comodidad de sus inqulinos.




EL EQUIPO DEL ACUARIO

Gracias al avance de la técnica se ha dejado atrás la época en la cual los acuarios se calentaban mediante velas. Y la imposibilidad de filtros hacia que los cambios de agua fueran una constante en el mantenimiento de los acuarios. Hoy en día es posible adquirir acuarios con todos sus accesorios para el perfecto funcionamiento, ¡Pero!, ¿Cuales son esto accesorios? .

- El Acuario: Es el recipiente que va a alojar el agua, los peces, las plantas, la arena, la decoración, etc. Es muy importante su elección, ya que un acuario con una capacidad (volumen) inferior de unos 40 l nos dará un mayor trabajo en su limpieza y nos traerá más problemas, como un mayor crecimiento de algas, aunque en un principio pudiera parecernos lo contrario. Por lo general el volumen nos vendrá indicado, pero de no ser así , la manera de calcularlo es muy sencilla:

Volumen (litros) = ( ancho (cm) · largo (cm) · alto (cm) ) / 1000


Es conveniente que el acuario esté provisto de una tapa para evitar que los peces salten fuera del acuario y para evitar que las plantas que sobresalen del agua se sequen (aunque hay una gran cantidad de especies vegetales que necesitan que una parte de ellas sobresalga para el correcto desarrollo) además en algunos casos si el acuario está correctamente montado y los peces son los adecuados no es necesario.

- La iluminación: La luz no solo ilumina el acuario, sino que sirve de ayuda a las plantas a realizar la fotosíntesis la cual facilita la eliminación de CO2 y demás deshechos de los peces, aportándole la energía necesaria a la planta para su correcto crecimiento. Un factor a tener en cuenta es la correcta colocación de las lámparas o tubos fluorescentes para conseguir proporcionar al acuario la iluminación más adecuada. Normalmente la iluminación se realiza por uno o varios tubos fluorescentes protegidos por una campana. En algunos acuarios donde lo exija la iluminación se hará mediante lámparas halógenas o de vapor de mercurio. La iluminación varía de si el acuario es de agua dulce o salada, pero como ejemplo, suele utilizarse (tubos fluorescentes) 0,4 W por litro en acuarios de agua dulce y 0,6 W para acuarios de agua marina. Aunque, si la población de plantas es muy alta (como suele suceder en los acuarios holandeses), la luz necesaria es mayor.
Otro aspecto a tener en cuenta es la posición en la que colocaremos el foco de luz, ya que, una iluminación central proyecta sombras hacia la parte frontal, lo cual debe evitarse, lo más adecuado es colocar la iluminación en la parte delantera.

- La calefacción: Sólo si el acuario es de agua caliente. El calentador consta de una resistencia enrollada que al paso de la corriente se calienta, lógicamente esta resistencia debe de estar protegida del agua para evitar cortocircuitos, normalmente esta protección se realiza recubriéndola de vidrio, los calentadores hoy en día vienen provisto de un termostato (dispositivo que sobrepasada una cierta temperatura desconecta el calentador, sirve por tanto para mantener el agua del acuario a una determinada temperatura), ya que sino calentaríamos el agua indefinidamente y tendríamos sopa de pescado en lugar de un bonito hábitat para nuestros queridos peces. 
Es importante que el calentador no lo situemos debajo de la tierra y cerca de una corriente de agua (salida de filtros, difusores, etc.) .

- La aireación: Se realiza a través de un compresor que conectado mediante tubos de plástico a uno o varios difusores introducen el aire en el agua. Al contrario de lo que muchos piensan, no es un artefacto imprescindible en el acuario, ya que la función es facilitar el intercambio de Anhídrido de carbono (CO2) y oxígeno (O2) entre el agua y el exterior (desprendimiento de CO2 e introducción de O2), este intercambio se realiza, no por las pequeñas burbujas que produce, sino, por un movimiento del agua de la superficie, la función es facilitar este movimiento que en realidad es el responsable de la oxigenación del agua, aunque para este movimiento normalmente es suficiente con el filtro y el movimiento de los peces.

- Los filtros: Son muy numerosos y variados los distintos tipos de filtros que existen en nuestros días, y no solo por su colocación y funcionamiento, sino también por el mecanismo que utilizan para el filtrado (químico, mecánico y biológico):

Filtros exteriores o de mochila: Están alojados en el exterior del acuario. Extraen el agua del mismo, haciéndola pasar por un material filtrante que retiene las partículas alojadas en el agua (filtrado mecánico), en esta materia filtrante con el tiempo se produce la colonia bacteriana que es la encargada de transformar los desechos en nutrientes para las plantas (filtrado biológico) acto seguido el agua pasa por un material que elimina los deshechos de los peces, éste material suele ser : (carbón activo) (filtrado químico), en algunos casos se sitúan otros tipos de materiales para eliminar sustancias tóxicas como puede ser el amoniaco (NH3). Después de todos estos procesos el agua se devuelve al acuario, ahora más limpia y cristalina. Este filtro está recomendado en acuarios de 40-80 litros y resulta imprescindibles en acuarios de más de 100 litros.

Filtros interiores: Funcionan igual que los exteriores, con la salvedad de que algunos modelos no permiten la adición de carbón activo y mucho las materias filtrantes capaces de eliminar el amoniaco (NH3) pero como su nombre índica van alojados en el interior del acuario, lo que dificulta su limpieza. En este caso si el acuario es de más de 80 litros lo mejor es acompañarlo de un filtro biológico.

Filtros de suelo o biológicos: El procedimiento de filtrado es totalmente distinto a los dos anteriores, en este caso el filtro se coloca en el interior del acuario debajo de la tierra, no tiene material filtrante, sino que es la propia tierra la que se utiliza como materia filtrante, se hace pasar una corriente de aire a través de ella lo que origina una colonia de bacterias que se alimenta de los deshechos de los peces transformándolos en nutrientes para las plantas, en algunos casos éste tipo de filtrado se combina con alguno de los dos anteriores. Al ir alojado en el interior de la tierra su limpieza supone graves problemas con la decoración y las plantas del acuario. Es un filtro que se utiliza como complemento con alguno de los anteriores y es adecuado su uso en solitario en acuarios de hasta 40 litros.




BIOQUIMICA Y BIOFISICA DEL AGUA

Es importante conocer el lugar de origen de nuestros peces, ya que esto nos permitirá saber las condiciones del agua en la que viven y por tanto poder acondicionar nuestro acuario de manera que sus habitantes se encuentren como en casa. Pero muchas veces este hecho no es tan importante, porque debemos de recordar que estos peces han sido criados en cautividad, aclimatándose a unas nuevas condiciones y no conocen el medio natural en el que vivieron sus padres. En esta sección no vamos a tratar las condiciones de los lagos y ríos de las distintas zonas de la tierra (si te interesa alguna zona en concreto puedes preguntármela), vamos a ver que factores intervienen en las condiciones del agua y como influyen en el desarrollo de nuestros peces y plantas.

Temperatura: Es un factor clave para la supervivencia de nuestros peces, la mayoría de los peces tropicales necesitan una temperatura de unos (24-26) ºC, ésta es fácil de conseguir en nuestro acuario con la ayuda de los calentadores y termostatos, pero también se hace imprescindible la ayuda de un termómetro que nos permita controlar de un vistazo que no se producen cambios bruscos de temperatura en nuestro acuario por averías en los aparatos. En realidad el valor de la temperatura es un valor más importante de lo que parece, ya que de él van a depender los valores de los demás factores que controlan las condiciones del agua. 

Dureza del agua, dH: Es uno de los factores que más controversia ha creado entre los acuariólogos y no por su dificultad, sino porque no hay un estándar para su medición, se habla de dureza total, dureza de los carbonatos en grados alemanes, grados ingleses, grados franceses...
Conviene tener en cuenta que al igual que la mayoría de los factores tratados en esta sección, éste no es un factor aislado, sino que su valor se ve influenciado por el de los demás (pH, temperatura, conductividad..). 
El equilibrio entre el CO2 y el H2O da lugar al ión carbonato :
y es el responsable de combinarse con los elementos disueltos para dar las sales que son las responsables de endurecer el agua, estas sales son las que medimos para saber la dureza del agua, a partir de aquí hablaremos de grados alemanes que son los más utilizados (por lo menos en Europa), pero por si nos encontramos con otro tipo de grados, a continuación damos las equivalencias:

1º dH alemán = 1,25º ingleses = 1,78º franceses = 1,78º americanos

A continuación damos una clasificación de las aguas en función de estos grados alemanes: 

0 --- 4 dH muy blanda
5 --- 8 dH blanda
9 --- 12 dH semidura
13 --- 18 dH bastante dura
19 --- 30 dH muy dura
más 30 dH extremadamente dura

Nos remontamos al comienzo de la sección cuando decíamos que los peces tropicales no son tan sensibles a estos factores, ya que estas especies provienen por regla general de la cría selectiva, y por tanto se han adoptado a un agua con tras condiciones muy distintas a la de su lugar de origen, por el contrario no sucede lo mismo con los huevos que son mucho más sensibles a las condiciones del agua y en este caso si que es un factor muy decisivo, como veremos más adelante.

Presión osmótica: El fenómeno de la ósmosis depende de la existencia de membranas semipermeables. Estas membranas, naturales o artificiales, tienen la propiedad de dejar pasar a su través ciertos tipos de moléculas, pero no otros. Cuando se establece el equilibrio, el potencial químico de una sustancia (el potencial químico es función del número y cantidad de sales presentas en la disolución) cuyo paso es permitido por la membrana es el mismo a ambos lados de la misma. 
Supongamos que a un lado de la membrana tenemos la sustancia pura o disolvente y al otro lado existe una solución de un soluto en el mismo disolvente. Si la temperatura y la presión son iguales a ambos lados, el disolvente fluirá desde el recinto en que está puro hacia la disolución donde está el soluto y, por tanto, tiene menor potencial químico. 
Aunque después de todo este rollo, debo mencionar que este factor sólo nos interesa en el caso de que haya puestas de huevos y en este caso es un factor muy importante ya que si la concentración de sales en el agua es más baja que la que hay en el interior del huevo, los huevos tenderán a absorber agua hinchándose llegando incluso a poder explotar, por el contrario, si la concentración de sales disueltas es más alta que la que hay en el interior del huevo, tenderá a perder agua, arrugándose y encogiéndose lo que prácticamente hará imposible que los pequeños peces puedan desarrollarse y nacer. 
Para hacernos una idea de la concentración de sales en el interior de los huevos debemos de saber que es similar a la dureza de donde provienen estos peces. 

pH: Se define como: . El pH suele tomar valores entre 0 y 14, un pH de 7 es neutro y no es ni ácido ni básico, hay sustancias que disminuyen este pH a valores inferiores a 7 (pH < 7, pH ácidos) y se les denomina ácidos, por el contrario hay otras sustancias que aumentan el pH a valores mayores de 7 (pH > 7, pH básico) y se les denomina bases.
Este factor en los acuarios de agua dulce no es muy importante a no ser que estemos tratando con especies muy delicadas o estemos intentando que nuestros peces se reproduzcan y críen con éxito.

Basta con que mensualmente comprobemos que nuestro agua no se ha vuelto ni demasiado ácida ni demasiado básica, estas medidas se realizan con los numerosos test que venden en las tiendas del ramo (estos consisten en indicadores que al medir el pH del agua producen un cambio de color proporcional al valor del pH) estos dan unos valores aproximados pero son suficientes para nuestros propósitos, si queremos obtener valores más precisos, basta con que adquiramos un pH-metro (aparato que a partir de un electrodo y previo calibración nos da los valores de pH de soluciones acuosas).

Normalmente basta con un pH en torno a (6,5-7,5) para que la mayoría de peces y plantas se desarrollen con normalidad, pero sirva como ejemplo dos casos extremos el de un agua bastante ácida, como el de la cuenca del río negro en Sudamérica (pH = 4,8) o el de la cuenca del río Manacacias (pH = 5,1) y aguas bastante básicas como la del lago Tanganica con valores próximos a pH = 9. 
En el caso de los acuarios marinos el pH está en torno a 8,1-8,2 y en el mar debido al efecto tampón que produce los carbonatos, el agua sólo sufre modificaciones de 0,1-0,2 unidades. Pero en el acuario marino no tenemos este factor tampón y debemos de cuidar muy mucho de que no se produzcan cambios en el pH. 
Por último, hay que mencionar que siempre que tengamos que modificar el pH de nuestro acuario lo hagamos de la manera menos brusca posible.

Turbidez: Podríamos definirlo como la claridad que tienen las aguas, es debido a las sustancias disueltas en ella y a las partículas en suspensión. 
En nuestro caso al tratar con aguas procedentes del grifo y poco turbia, no es un factor que deba importarnos los más mínimo, siempre procuraremos que nuestro agua esté lo más clara y menos turbia posible, realizando cambios parciales de agua cuando esto no se cumpla.

Conductividad eléctrica: Es una medida que nos indica la menor o mayor facilidad que tiene un sistema en dejar pasar la corriente eléctrica. Esto hecho se mide en siemens.
En nuestro caso este sistema es el agua, el agua al tener disuelta en ella un número variable de sales presenta una conductividad alta, y se ve aumentada si el número de sales disueltas aumenta, por lo tanto midiendo la conductividad del agua nos indica la cantidad de elementos disueltos en ella, y constituye un buen sistema para medir la dureza del agua.

Potencial redox: La inmensa mayoría de los procesos biológicos que se producen en el interior del acuario son debido a la oxidación de unas sustancias y a la reducción de otras; el potencial redox es una medida (expresada en voltios) que nos indica cuantitativamente la facilidad que tienen una sustancia para oxidar o reducir a otras y por tanto nos indica de manera global las transformaciones de los desechos en nutrientes (nitritos y nitratos) por parte de las plantas y sobre todo de la fauna bacteriana. 
Al acuariólogo lo que le interesa no es el potencial redox de cada una de las sustancias presentes, sino el global de todas ellas en función del pH y la temperatura, esto es el rH, sin entrar en más detalles diremos que el rH de los ríos se suele encontrar entre 24-34, siendo el óptimo el que se encuentre entre 27-31. 

Sustancias disueltas en el agua:

El Oxígeno: Es un gas diatómico que se encuentran disuelto en el agua. Sin género de dudas es el elemento más importante para la vida, ya que tanto los peces como las plantas e incluso la mayoría de organismo celulares lo utilizan para poder realizar sus funciones biológicas. Los peces y las plantas tienen la capacidad de absorber el oxígeno del agua, este oxígeno es transportado por la sangre hasta las células donde se produce la oxidación de los nutrientes y el aporte energético que ello conlleva.
La solubilidad del oxígeno en el agua y por tanto la cantidad de oxígeno que es capaz de soportar nuestro acuario, se ve influenciado principalmente por dos factores, uno de ellos es la temperatura (como se ve en la tabla y gráficas adjuntas) y el otro es la cantidad de sustancias disueltas en el agua.


El Cloro: Es importante hacer notar, que el agua tal como sale del grifo puede llegar a ser mortal para los habitantes del acuario (peces y plantas), esto es debido al cloro (gas tóxico disuelto en el agua). Pero entonces, ¿qué agua utilizar?, hay dos maneras de "purificar" el agua: 
Una de ellas sería utilizar agua de lluvia, para ello los días en que llueva se ponen unos recipientes donde recoger el agua que posteriormente utilizaremos en nuestro acuario, pero este método tan utilizado hace tiempo, presenta dos serios inconvenientes, puede resultar engorroso si el volumen de agua que necesitemos es elevado y sobre todo que en las grandes ciudades debido a la contaminación el agua que recojamos será ácida y con sustancias indeseables, así que a no ser que vivamos apartados de las grandes ciudades este método no es aconsejable. El otro método es dejar reposar el agua un par de días, ese tiempo es suficiente para que el cloro escape del agua y esta pueda ser utilizada sin peligro, la perdida de cloro es menor a medida que disminuya la temperatura y a la vez más perjudicial para los peces. 
Afortunadamente son numerosas las sustancias que en los comercios del ramo podemos encontrar para eliminar el cloro del agua del grifo y usar posteriormente, estas sustancias suelen ser disoluciones de tiosulfito o hiposulfito sódico, la cantidad a utilizar suele ser de 1gr por cada 50 l. 
Dióxido de carbono o Anhídrido carbónico: El CO2 elemento disuelto en el agua, es un gas no beneficioso para los peces, pero si para las plantas que en las horas de no luz, lo respiran desprendiendo oxígeno.
Otro aspecto importante es que en el acuario el CO2 como ya vimos anteriormente, se disocia y da iones , elemento importante, ya que las plantas obtendrán el carbono necesario para efectuar la biosíntesis de materia orgánica. Ahora bien, este C02 procedente del aire y de la respiración de los organismos acuáticos no siempre es suficiente para cubrir las necesidades de las plantas. Si esto sucediese, las plantas recurrirían a tomar el carbono de los bicarbonatos presentes en el agua, con la consiguiente subida del pH. En casos extremos puede llegar a alcanzarse un pH 9-10, con las fatales consecuencias que son de imaginar. 
En los acuarios suele suceder, sobre todo si se tiene un agua muy blanda, que el nivel de CO2 sea insuficiente. Si además tenemos un difusor de aire, rebajaremos aún más la cantidad de CO2 pues este gas tiene una gran tendencia a volver a la atmósfera desde el agua para establecer su equilibrio, Si el agua está muy agitada (difusor) o en movimiento, esta tendencia a la difusión es todavía mayor. 
Para contribuir al aporte del CO2 tan necesario para las plantas, existen actualmente unos difusores de CO2. 
El empleo de estos difusores es delicado y ha de compaginarse con un estricto control del pH del agua, pues el incremento de C02 en un agua muy blanda podría producir descensos muy rápidos del pH, que empieza a ser peligroso cuando desciende más de 5,5. 
Este CO2 tan necesario para las plantas, por el día, se hace también beneficioso para los peces (sobre todo si la vegetación es muy abundante) esto es debido a la fotosíntesis, en la cual las plantas absorben CO2 y desprenden oxígeno que es consumido por los peces.

El Nitrógeno: Es uno de los elementos más importantes de los que forman la materia orgánica, ya que es el responsable de formar las unidades principales de las cadenas de ADN, ARN y de la inmensa mayoría de las proteínas, estas últimas son las responsables de que se lleven con éxito casi todas las funciones biológicas.
Pero el nitrógeno por si solo no es tan importante como los compuestos de los que formas parte, uno de ellos los nitritos (NO2) que se obtienen de los desechos que producen los peces, por la acción de la fauna bacteriana se transforma en nitratos (NO3) que es aprovechado por las plantas como nutrientes para su desarrollo y crecimiento. 
Al igual que el oxígeno su solubilidad depende de diversos factores, pero si la concentración de nitrógeno en el agua es muy alta, puede en esta circunstancia extrema causar la muerte de los peces.




LA ALIMENTACION DE LOS PECES

La clave para tener unos peces sanos, es una correcta alimentación, afortunadamente ya han quedado atrás los tiempos en que la comida para peces se constituía de pan rallado y galletas trituradas, en la actualidad tenemos una gama muy amplia de alimentos comerciales (alimentos seco, liofilizados y congelado). Cumpliendo todas las necesidades alimenticias de estos seres acuáticos, pero también podemos facilitarlos otro tipo de comida (alimento vivo y alimento casero) enriqueciendo aun más su dieta. En esta sección vamos a tratar con detenimiento cada uno de los alimentos que existen hoy en día.

Todos los alimentos que puedan ingerir los peces los podemos agrupar en tres grandes grupos:

1.- Alimento comercial: Como se deduce fácilmente de su nombre, es el alimento que se compra en las tiendas dedicadas en los acuarios, actualmente es el más utilizado ya que cumple prácticamente todas las exigencias nutricionales. 

a) Alimento seco: Es sin ninguna duda el más utilizado por los acuariólogos, debido a su facilidad para conseguirlo y porque prácticamente cumple todas las necesidades nutricionales de los peces. Únicamente presenta un inconveniente, si el alimento no es consumido en el momento se deposita en el fondo descomponiéndose y por tanto contaminando el agua, llegando incluso a disminuir el pH. Dentro de los alimentos secos podemos distinguir: 

Alimentos en copos.
Alimentos en gránulos.
Alimentos en terrones.
Alimentos en comprimidos.
Todos ellos con una composición promedio de : 

Proteína cruda
(40-50) %
Grasa cruda
(4-10) %
Fibra cruda
(2-4) %
Humedad
(2-10) %
Celulosa
(0-15) %
Ceniza
(5-35) %
y en menor cuantía : Calcio, Fósforo, y Vitaminas que suelen ser (A, D3, C, E, B1, B2).

b) Alimentos congelados: Cuando no es posible conseguir cebo vivo, lo que se utiliza este mismo congelado, siempre nos es posible conseguir este tipo de comida en algunas de las tiendas del ramo. Los peces la consumen sin problema y las propiedades nutritivas son prácticamente las mismas que si estuviera sin congelar.

c) Alimentos liofilizados: Con el avance de la técnica ha llegado al mundo de los acuarios este nuevo alimento, consiste en congelar a temperaturas muy bajas la comida y posteriormente calentarla secándola y extrayendo el agua exclusivamente, conservando todo el valor nutricional y el color, aumentando considerablemente el tiempo que podemos tener el alimento sin que se estropee. Aunque para algunos acuariofilios tiene un precio algo elevado, cada vez es más vendido.

2.- Alimento vivo: Prácticamente ya han quedado en el pasado las imágenes del acuariólogo que se acerca a una charca o río provisto de un sálabre y un recipiente para aprovisionarse de cebo vivo, esta practica esta quedando es deshuso debido a la desaparición de las aguas cercanas a las ciudades y la contaminación de estas debido en parte a los vertidos y a las lluvias que arrastran la contaminación que generan las ciudades. Pero en muchas ocasiones es posible cultivarlos en casa, a continuación describimos los cebos vivos mas utilizados:

a) Artemia salada: Son pequeños crustáceos que pueblan las aguas saladas de América del Norte, aunque se pueden conseguir en cualquier comercio especializado, requieren unas condiciones muy especiales para su supervivencia, por lo que su cultivo se hace difícil, además presentan el inconveniente de que una vez eclosionado los huevos, cuando queramos alimentar a los peces con los recién nacidos, debemos suministrar la cantidad justa de alimento o de los contrario morirán rápidamente en agua dulce y podrían empezar a pudrirse, con las consabida contaminación del agua.

b) Cyclops: Son crustáceos de un muy pequeño tamaño, forman parte del placton de las aguas dulces y sirven para alimentar a los alevines, pero presentan el inconveniente de que si no son consumidos en el momento pueden crecer y estos animales al ser depredadores, pueden llegar incluso a atacar a nuestros peces.

c) Daphnias: Este tipo de crustáceo es sin ninguna duda el más utilizado y conocido por los acuariólogos (también es muy utilizado por los pescadores), aunque no es conveniente basar la dieta de los peces exclusivamente en estos seres, debido a que tienen un bajo valor nutricional, y aunque son de fácil cultivo, en los meses de invierno su numero se ve drásticamente reducido.

d) Drosófilas: Más conocida como "mosca de la fruta" , una vez conseguido los primeros ejemplares su cultivo es relativamente fácil. Para ello los introducimos en un recipiente sobre algún alimento rico en azúcares como : miel, mermelada, compota de fruta, etc., con aporte vegetal, manteniendo unos 25 ºC , al cabo de poco tiempo ya habrán empezado a reproducirse. Existen una variedad sin alas que es mas fácil de manejar.

e) Gusanos de la harina: Son las larvas de un coleóptero, aunque son de fácil cultivo , debido a su tamaño ( sólo útil para peces grandes ) y su elevada dureza, no son alimentos muy aconsejables, por lo que no entraremos en más detalles.

g) Lombrices de tierra: Es un buen alimento sobre todo para peces grandes, para los más pequeños es posible cortarla o desmenuzarla. Para conseguirla basta acercarse con una pala a un lugar con tierra húmeda, o incluso acercarnos a los comercios dedicados a la pesca donde la venden. Su cultivo es relativamente sencillo aunque algo laborioso.

h) Tubifex: Son un tipo de anélido que vive en aguas dulces con un aporte orgánicabastante elevado. Su valor nutricional es alto, aunque presenta los inconvenientes de ser poco digeribles por los peces y si no los hemos cultivado nosotros mismos, estos seres tienden a coger todas las suntancias contaminadas del medio en que se encuentren y pueden ser perjudiciales para nuestros peces.

3.- Alimento casero: Son numerosos los peces que necesitan un aporte vegetal, este suplemento en su dieta muchas veces lo consiguen comiéndose las plantas, lo cual resulta una molestia para el acuariólogo, por lo que se hace necesario preparar alimentos vegetales. Ademas los que no quieren tener la molestia de cultivar cebo vivo, pueden preparar alimento casero, vamos a ver muy brevemente que alimento de nuestra cocina podemos utilizar para preparara la comida a nuestros peces.

a) Alimentos no vegetales: Uno de los alimentos cotidianos mas utilizados es el mejillón, la manera de prepararlos es cocerlos hasta que se abran, para no repetir este rudimentario proceso podemos congelar la cantidad para varias tomas y entonces ir descongelando lo que necesitemos. Al igual que mejillones, yo he probado con éxito otros tipos de alimentos como: gambas, langostinos, chirlas, etc. Con igual modo de preparación.

b) Alimentos vegetales: La manera en que nosotros podemos aportar materia vegetal en la dieta de nuestros peces es proporcionandoles hojas de lechuga o acelgas , e incluso guisantes , hay que hervirlas un poco con el fin de eliminar toxinas y sobre todo que queden más tiernas.




LA HISTORIA DE LA ACUARIOFILIA

Según los últimos calculos el comienzo del Universo está cesado, hace unos 20.000 millones de años, pero la creación del sistema solar no se produjo hasta hace 4.500 millones de años, y mucho tiempo tuvo que pasar para que empezase la vida, hace 1000 millones de años que empezaron a aparecer formas simples de vida, pero el tema que nos interesa la aparición de los primeros peces sobre la tierra se remonta a 400 millones de años, mucho antes de que los primeros homínidos llegaran al planeta.

Para conocer los inicios de la acuariofilia debemos remontarnos a los tiempos en que los hombres que vivían alejados de ríos y mares, cansado de tener que desplazarse enormes distancias para poder conseguir pescado fresco, se dedicó a mantenerlo en cautividad para su posterior consumo. Esta actividad con fines gastronómicos se empezó a realizar en el imperio Romano. Aunque esta no es una buena definición de lo que es la acuariofilia, si que se puede entender como su comienzo, ya que, es posible que algún hombre se interesara por los peces más por su aspecto que por su sabor y así naciera la acuariofilia tal como la entendemos en nuestros días.

Pero fue en China y Japón donde la cría de carpas rojas era una práctica común. Los primeros acuarios eran recipientes redondeados de porcelana o las fuentes de los jardines. La cría empezó en la disnastía Tang (618-907), sin embargo, sólo a partir de la dinastía Song (970-1278) es posible demostrar con seguridad la presencia de peces de colores, y en la época del emperador Hong-wu siglo XIV es donde se empezó la producción industrial de peceras de porcelana. En el siglo XVII llegó a Europa de las mano de los navegantes portugueses que pretendian comercializar con ellos. El transporte de estos peces se realizaba en grandes veleros donde se utilizaban cubas para ser guardados, el agua no se cambiaba en todo el viaje, por lo que unido a las altas temperaturas hacia que los supervivientes fueran muy pocos.

Con la abertura de los acuarios de Londres (1853), Paris (1861), Berlin (1869), y la llegada del pez paraiso al acuario de Paris (1853), supuso el comienzo de la introducción de las especies tropicales como peces ornamentales, esto provocó que se empezara a emplear sistemas de calefacción como lámparas de petroleo y gas que mediante una llama situada bajo el fondo del acuario recubierto de arcilla elevara la temperatura del agua.

El descubrimiento en el siglo XVIII del oxígeno cono elemento esencial para la vida supuso un importante adelanto en la acuariofília, la muerte de los peces que tanto se daba en esta época, era debida a un agotamiento en el oxígeno del agua. La introducción del oxígeno en un principio era debido a grandes globos, sólo hasta despues de la segunda guerra mundial, se empezó a fabricar los primeros aireadores, y de esta época datan los primeros filtros. El plástico y otros nuevos materiales permitieron posteriormente la fabricación de numerosos instrumentos de buen rendimiento y bajo coste. Además, se intesificaron los intercambios de experiencias e información entre los acuariólogos, que de este modo fueron perfeccionando las técnicas de cría de peces y plantas. Los transporte aéreos suposieron un nuevo impulso para la acuariología, pues hicieron posible la importación rápida y segura de especies exóticas, así como del instrumental técnico necesario para su cría.



LA REPRODUCCION

Uno de los espectáculos que más apasiona al acuariólogo es el nacimiento de los alevines, pero en algunas especies para que este nacimiento se lleve a cabo se hace necesario condiciones muy exigentes e incluso en algunos casos son desconocidas, por lo que es lógico que algunas especies todavía no se hayan podido reproducir en cautividad.
En esta sección vamos a tratar muy brevemente los distintos tipos de reproducción que tienen los peces:

1.- Peces ovíparos: En este caso la hembra pone los huevos, y en muchos casos perseguida por el macho que la estimula para que deposite los huevos. Estos serán fertilizados posteriormente por parte del macho. Debemos de tener mucho cuidado con la puesta, ya que suele ser un manjar esquisito para nuestros peces que no dudarán en devorarlos (en la mayoría de los casos, incluso los propios padres participarán en el festín). Sino han sido comidos, después de pasado un tiempo eclosionarán los pequeños alevines, pero la puesta de huevos por la hembra, atendiendo a las especies la puede realizar de manera muy distintas:

a) Especies de puesta libre: Los peces ponen sus huevos mas cerca de la superficie, pero en un acuario al no poder dispersarse rápidamente, será devoradas por su progenitores por lo que en este caso mas que en ningún otro se hará necesario que el desove se realice en un acuario de cría bien provisto para evitar que se coman los huevos. 
El acuario de cría en este caso debe de estar provisto de manera que la pareja de peces no se coma la puesta de huevos, para ello basta llenar el fondo de canicas, con el fín de que los huevos se cuelen entre los huecos que dejan, otra manera es colocar una red en la parte media del acuario, conviene en los dos casos vaciar una parte del agua del acuario para que los huevos alcancen lo antes posible el fondo.

b) Especies que desoban en burbujas: Son también un ejemplo muy curioso, el macho hace un nido de burbujas en el cual la hembra depositará los huevos, normalmente se suele poner alguna planta de superficie para ayudar al macho a que haga el nido de burbujas, también conviene poner la pareja en un acuario de cría.


c) Especies que depositan sus huevos: Podemos distinguir dos casos: 

Especies de puesta en lugares escondidos, como una cueva o similar.
Especies de puesta en lugares descubiertos, suelen escoger una piedra plana.
A veces se da el caso (dependiendo de las especies), que antes de poner los huevos limpien el sitio, e incluso que una vez puestos los trasladen, si encuentran otro lugar mejor. Normalmente el macho y la hembra los protegerán y atacarán a cualquier pez que se acerce a ellos, por esta razón conviene trasladar a la pareja a un acuario de cría.

d) Especies que entierran los huevos: Para facilitarles la acción el acuariólogo debe colocar turba en el fondo con el fin de que puedan enterrar los huevos sin dificultad. Esta costumbre viene de aguas que se secaran en verano y se hace necesario enterar los huevos, para que en la época de lluvias puedan eclosionar. 
En cautividad es complicado que críen ya que se hace necesario la ayuda del acuariólogo, que debe coger la turba con los huevos y secarla. Pasado un tiempo cuando vuelva a depositarla en el acuario, nacerán los pequeños peces.

f) Especies que crían en la boca: Son sin ninguna duda el ejemplo más curioso. En este caso, es la hembra la que se encarga de proteger a sus crías, primero depositará los huevos en el suelo, el macho los fertiliza y posteriormente, la hembra los protegerá dentro de su boca, no obstante, conviene trasladar a la hembra a un acuario de cría, para evitar que los demás peces la molesten, es importante hacer notar que durante todo este periodo la hembra no ingerirán ningú tipo de alimento, ya que se ocupará exclusivamente del cuidado de sus pequeños.

2) Peces ovovivíparos: En este caso la hembra tiene los huevos en su interior y son fecundados por el macho permaneciendo dentro de la hembra hasta el nacimiento de los alevines, momento en el cual la hembra dará a luz unos 20-100 pequeños peces que son copias en miniatura de sus padres, pero con mucho menos colorido y en muchos casos sin el. Debemos de tener cuidado en este momento de que los padres no devoren a su prole. Es importante hacer notar que una vez que el macho ha fecundando los huevos en el interior de la hembra, esta tiene la capacidad de almacenar el esperma en su interior pudiendolo usar otras veces para fecundar los huevos sin necesidad del apareamiento.

3) vivíparos: Las populares especies de este grupo suelen criar una vez al mes. Una hembra puede producir varias camadas de una sola cópula, ya que es capaz de almacenar en su cuerpo el esperma del macho. Otras especies no poseen esta capacidad y tienen que aparearse cada vez que crían. Es conveniente que el acuario esté bien provisto de plantas para que la hembra, y, posteriormente su prole, puedan refugiarse.

Esta claro que cada especie pertenece a uno de los grupos o subgrupos mencionados anteriormente y por tanto como se ha podido deducir fácilmente cada especie necesita un acuario de cría en unas condiciones diferentes, estas ya han sido tratadas brevemente en cada sección, pero como consejo general digamos que para criar debemos elegir a un macho y a una hembra (cosa fácil en los vivíparos, pero mucho mas complicado en ovíparos), que trasladaremos al acuario de cría, es recomendable trasladar a la hembra antes que el macho (por lo menos 2 o 3 días) ya que si lo hiciéramos al contrario el macho podría atacar a la hembra para echarla de su territorio, con las condiciones adecuadas y esperado un tiempo habremos conseguido que nuestra pareja de peces hayan traído su descendencia con éxito.














 
© 2018 ACUARIO SUBERA S.A DE C.V